Blogia
OBSERVATORIO SOBRE LA DESPOBLACIÓN

La sangría demográfica de la Vía de la Plata

Leemos en    La Nueva España - 22/01/2008 ; Las provincias que atraviesa la Vía de la Plata, desde Asturias hasta Extremadura, se quedan sin habitantes. Paradójicamente, la vieja ruta comercial ya no significa riqueza ni crecimiento para los pueblos circundantes, sino más bien todo lo contrario. Los políticos tienen la vista puesta en las nuevas comunicaciones.

Oviedo, Luján PALACIOS

La Vía de la Plata, antaño ruta de comunicación comercial entre el extremo meridional y septentrional de la península Ibérica, sinónimo de riqueza para las provincias que atravesaba, se rodea ahora, paradójicamente, de despoblación.

Según los últimos datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las provincias que recorre la Vía de la Plata son las que siguen perdiendo población en España. Desde Asturias hasta Extremadura, el país pierde habitantes. Un curioso trazado que coincide con la vieja ruta comercial y hoy en día eje principal de comunicación en el oeste español.

La variación entre el padrón de 2007 y el de 2006 revela que Asturias, Lugo, Orense, León, Zamora, Salamanca y Cáceres son las provincias españolas que han bajado en número de habitantes. Una franja pegada a Portugal que no logra despegar a pesar de la apertura de tramos de autovía siguiendo la Ruta de la Plata.

La sangría de población es en algunos casos continua desde hace años. En Asturias, el número de habitantes ha descendido un 0,19 por ciento; en Lugo, un 0,40 por ciento; en Orense, un 0,52 por ciento; en León, un 0,17; en Zamora, un 0,13; en Salamanca, un 0,51, y en Cáceres, un 0,33 por ciento.

Los responsables políticos de algunas de estas provincias han llamado la atención sobre el problema de despoblamiento, que en algunas zonas rurales llega a ser de cuatro o cinco habitantes por kilómetro cuadrado. Las causas de este bajón demográfico están, según los expertos, en una escasa relación con el país vecino de Portugal, en unas todavía deficientes comunicaciones en el eje de la Vía de la Plata, con numerosos tramos de autovía pendientes, y con unas vías transversales que dejan mucho que desear a la hora de desplazarse, por ejemplo, a la capital del país: Madrid.

En casi todas las provincias afectadas por el despoblamiento se da el mismo patrón: los jóvenes se van fuera a estudiar y luego a trabajar, el campo cada vez da para menos y otras actividades que antaño generaban riqueza están en decadencia. Es el caso, por ejemplo, de Béjar, en Salamanca, antes centro neurálgico del negocio de la lana.
Autovía
Quienes se preocupan por este fenómeno tampoco creen que la apertura completa de la Autovía de la Plata sirva para frenar la despoblación, y apuestan, en cambio, por otro tipo de iniciativas para favorecer la permanencia de los más jóvenes, con la creación de puestos de trabajo y la puesta en marcha de actividades dinamizadoras de la vida de los pueblos.
No falta quien abogue por la reactivación de la línea férrea de la Ruta de la Plata como un medio de comunicación que favorece más la llegada de visitantes que una autovía para comunicar puntos distantes. Y en el otro lado, la alta velocidad ferroviaria también se ha convertido en una esperanza para algunos, que creen que unas comunicaciones más rápidas hacia otros puntos de la Península contribuirán a poner en marcha la llegada de nuevos moradores.
Mientras tanto, los pueblos que rodean la vieja ruta comercial entre Asturias y Extremadura cada vez están más silenciosos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres