Blogia
OBSERVATORIO SOBRE LA DESPOBLACIÓN

La cabra montés coloniza la provincia gracias a la despoblación rural

La cabra montés coloniza la provincia gracias a la despoblación rural

Leemos en el Diario de Teruel la siguiente noticia a propósito de los efectos que tiene la despoblación sobre la fauna, en concreto sobre la cabra montes. 

 

El abandono del medio rural durante el siglo XX ha sido un factor que ha favorecido la expansión en la provincia de Teruel de una especie animal endémica de la Península Ibérica y cuyo hábitat, en esta provincia a comienzos del siglo XX, quedó relegado a varios valles y a los Puertos de Beceite. Se trata de la cabra montés. Desde que en los años 60 se acentuó el abandono del medio rural, se ha expandido por el territorio y aumentado en número. Por un lado, dejó de ser objeto de caza de los pobladores y, por otro, muchas zonas cultivadas fueron abandonadas y se camuflaron con el bosque.

A día de hoy se contabilizan cerca de 12.000 ejemplares en la provincia. Y, además de en el Matarraña, se ha asentado en comarcas como el Bajo Aragón, el Maestrazgo, Cuencas Mineras-Calamocha y Gúdar-Javalambre. Según cuenta el coordinador de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón en la Comarca del Bajo Aragón, Javier Escorza, “desde los Puertos de Beceite se expandió por el Matarraña hacia Monroyo, de allí pasó hacia La Ginebrosa, Aguaviva, llegó a los ríos Guadalope y Martín y accedió al sur de la provincia, hacia Gúdar-Javalambre” y Teruel. Según Escorza, la provincia presenta un “hábitat adecuado para la cabra”, pues esta especie “se asocia a terrenos con roca, y en esta provincia la hay, sobre todo roca caliza, lo que permite una rápida expansión”.

La erosión de los ríos Matarraña, Guadalope, Martín en las rocas calizas ha creado estrechos y muelas, lugares perfectos para la expansión y asentamiento de la cabra montés, que necesita estar cerca del agua para su supervivencia. La proximidad del bosque y de pastos son también necesarios para proporcionarle un sustento.

Censos desde 1993


La expansión de la cabra montés más allá de la Reserva de caza de los Puertos de Beceite dio lugar a que el Gobierno de Aragón iniciara, en 1993, los primeros censos de población de este animal. Su crecimiento y avistamiento de ejemplares en diversas comarcas comenzó a hacerse patente en los años 80 del siglo XX. Los censos anuales, que permiten estudiar la evolución poblacional de la cabra montés, se realizan mediante un conteo directo y total, y abarcan en la actualidad unas 300 hectáreas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres