Blogia
OBSERVATORIO SOBRE LA DESPOBLACIÓN

Alpuente pretende frenar la despoblación en las aldeas con vecinos que trabajen desde casa

Leemos en Las Provincias, una noticia sobre un municipio valenciano que impulsa la lucha contra la despoblación.

 

Una jornada de trabajo de las horas que sean, de esas estresantes y que dejan a uno exhausto. No da tiempo a pestañear, casi ni a tomarse un café. Pero cuando el periodo laboral acaba no hay que quitarse la corbata, las zapatillas de andar por casa ya están puestas y para aspirar un poco de aire fresco sólo hay que pasar el umbral de una puerta. Esto es lo que pretende ofrecer Alpuente: un estilo de vida totalmente diferente al de las grandes ciudades. La localidad quiere alojar a personas que puedan desarrollar sus profesiones desde el hogar.


La localidad de los Serranos es, como el resto de la comarca, víctima del letal fenómeno de la despoblación. Desde hace décadas, el interior de la provincia pierde vecinos y parece no haber solución. Entre los que envejecen y fallecen, y los que parten hacia las grandes urbes en busca de El Dorado, los censos no hacen más que bajar.

En el caso de Alpuente, actualmente hay empadronados en torno a 850 habitantes, y la intención del Ayuntamiento es que en pocos años, el término acoja a unos 1.500. "Tampoco queremos tener un exceso de población, nos conformamos con los que había a mediados del siglo pasado. Si aquí vivieran 3.000 personas el municipio quedaría sobrexplotado y eso es algo que no permitiríamos", indicó la alcaldesa, María Amparo Rodríguez (PP).

El proyecto municipal tiene un plazo fijado: diez años. En ese tiempo, Alpuente espera seguir alejado de las grandes urbes en el espacio, pero no en lo referente a la tecnología. El Ayuntamiento quiere implantar los nuevos adelantos cuanto antes para poder ofrecer todos sus encantos a los antagonistas del buen urbanita.

"Cada vez hay más gente agobiada de residir en las ciudades, que quiere salir de ellas y sus profesiones se lo permiten si disponen, por ejemplo, de una buena conexión a internet", señala Rodríguez. "Arquitectos, aparejadores, incluso abogados o en algunos momentos los médicos, pueden trabajar desde su propia casa".


Un municipio con 12 aldeas
Alpuente es un término municipal cuyo núcleo urbano está formado por el municipio y 12 aldeas. Estos pequeños núcleos son el punto de mira. "Hay algunas donde viven 100, 70, 30 personas... y en otras siete. En prácticamente todas existen inmuebles o casas rurales que pueden ser ocupadas por nuevos vecinos, pero nosotros debemos garantizarles unos servicios".

Internet es la red de redes, pero cada vez más una de las principales herramientas de trabajo y de ocio. Algo tan cotidiano en las ciudades como una conexión de banda ancha, en Alpuente es una rareza. La alcaldesa confirmó que este servicio sólo existe en el Ayuntamiento.

El wi-fi, la conexión inalámbrica a la red, únicamente está implantada en las antiguas escuelas para impartir clases a los mayores. El Consistorio de Alpuente está ya alerta para que la Generalitat y el Gobierno central cumplan los compromisos, que en materia tecnológica pasan porque estos avances lleguen a cualquier punto del país en 2010.

Si la banda ancha y el wi-fi están más que limitadas, y la conexión a internet en el municipio es limitada, la precariedad en las aldeas es total. El acceso a la red es allí una quimera. Y aquí es donde el Ayuntamiento de Alpuente quiere poner todo su empeño.


Estudios
"Si no conseguimos garantizar el acceso a las nuevas tecnologías, tampoco habremos hecho nada". María Amparo Rodríguez es tajante, y por eso el Ayuntamiento ya está realizando un estudio necesidades. Por ejemplo, en las aldeas tampoco es posible ver la televisión por TDT, y es algo que también será necesario solventar en el futuro.

Y son sólo dos ejemplos. Luz, agua potable, teléfono... multitud de servicios que se deben garantizar a unos vecinos que estarán acostumbrados a disfrutar de ellos en la ciudad y que, pese a vivir en el campo, no desearán renunciar a ellos. "Queremos ofrecer calidad de vida". Un ejemplo de ello puede ser el tendido eléctrico, que si va bien el proyecto, puede quedar saturado: "Eso ya se vería en el futuro si fuera necesario".

Rodríguez citó la reciente ampliación de la pista de Ademuz hasta Losa del Obispo como uno de los servicios que ya ha beneficiado a los Serranos. "Ahora las comunicaciones son mejores, el tiempo de llegada a Valencia se ha reducido hasta la hora y cuarto. A esto habría que añadir lo que se tarda en llegar desde la aldea hasta el pueblo. Con un buen coche, es un tiempo asumible para el que busca un lugar tranquilo donde vivir".


Armas contra la despoblación
La alcaldesa de Alpuente hizo un diagnóstico general sobre el estado de la comarca de los Serranos. "Los jóvenes se marchan, principalmente las chicas, para quienes las opciones laborales aquí son más escasas. Van a Valencia a estudiar y ya no regresan. Aquí nos quedamos con la gente mayor y algunos hombres".

María Amparo Rodríguez ve tres formas de frenar esa despoblación. Una es la de atraer nuevos vecinos a las aldeas. "Lo tenemos claro. Esta y el turismo rural de calidad van a ser nuestros principales motores económicos y tenemos que explotarlos". La primera autoridad calificó como "algo secundario" la agricultura: "Sólo el cultivo de productos ecológicos van a dar algo de riqueza en el futuro".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres